Reseña: “Hasta que te rindas” de Victoria Vílchez

#Romance #Novela #VictoriaVilchez

¡Y hoy vengo a contarles lo que me ha parecido la primera novela que leo de Victoria Vílchez!

Sobre todo por que a esta autora la había conocido por las muchas recomendaciones que me hacían mis amigas lectoras de novelas románticas y de #NewAdult y gracias a los amigos de #HeraldosNegros, hoy vengo a charlar con ustedes de mi impresión sobre esta historia.

Como siempre, vamos con la sinopsis, para que se hagan una idea de que va y allí mismo viene la charla larga y amena.

Sinopsis

Una fiesta y un bar es todo lo que creen necesitar las amigas de Elizabeth para empujarla a superar su reciente ruptura amorosa. Solo que la cosa va a írseles un poco de las manos… Y cuando se dé cuenta de en dónde se ha metido es probable que ya sea demasiado tarde. Una intensa, divertida y romántica historia que te atrapará.


¡Empecemos!

Como les comenté, esta es la primera vez que leo a Victoria Vílchez y mis expectativas eran altas pero también tenía miedo que no me gustará tanto y después de tanto lío, debo decirles que fue aprobatoria la nota a esta novela.

  1. Al empezar a leer las primeras páginas pensé: “ah, es un instalove como los de siempre” pero nooooo, había más que eso.
  2. La historia va contada intercaladamente, lo que la hace muy dinámica y con la opción de leer la misma escena o lo que transcurre en ella, desde ambos puntos de vista y eso le sumo muchos puntos a su favor.
  3. Lizzy es nuestra prota a quién conocemos en un bar con su mejor amiga con la intención de divertirse pero sobre todo, de ahogar las penas y olvidarse del idiota de su (ahora ex) novio (y de quién sabremos más en lo que transcurre esta historia) ya que le puso los cuernos y ella no podía perdonar tamaña infidelidad y decide dejarlo (y también el lugar dónde ambos vivían). Ya en el bar, ve a un chico muy guapo vestido de frac y con dos copas encima, decide seducirlo, por que “a eso era a lo que iba esa noche” y la sorpresa que se dará cuando descubra quién es.
  4. Oliver es el prota también y aunque al inició parece el “clásico chico guapísimo que todas quieren con él” se encuentra con una guapísima chica en el bar donde trabaja y con quién tendrá un idilio de unos minutos y con ese encuentro que no debió pasar de ese momento, desencadene una serie de situaciones mucho más complejas.

Como ven, parece la típica historia de “chico ardiente conoce a chica guapa” pero esto cambia cuando descubrimos que #AlertSpoiler Oliver es stripper.

Lizzy es alumna universitaria y ella siempre ha llevado una vida correcta y desde que empezó su relación con Mike, su actual ex novio, ha mantenido siempre una imagen de estudiante modelo, situación que siempre le criticaron sus amigas más cercanas, pues ella dejo de hacer las cosas que antes disfrutaba, como cantar o simplemente disfrutar de la vida misma; pero a raíz de conocer a Oliver, de quién pensó no volver a verlo más, la vida los empezó a cruzar nuevamente en el camino y con ello, darse cuenta que como estaba viviendo no era era exactamente lo mejor para ella.

El pensamiento hace brotar en mi rostro una sonrisa enorme y supongo que también estúpida, hasta que soy consciente del alboroto que se ha formado debido a su aparición: los gritos, las frases subiditas de tono, él quitándose la chaqueta…la camisa. El sensual bamboleo de sus cadera me hipnotiza unos segundos y casi consigo engullir la idea que se está formando en mi mente.

“No, no, no. No puede ser”

Pero, sí, si que puede. El bombón se arranca de un solo tirón los pantalones y yo me encojo en el asiento al comprender que me he liado con un stripper.

Cuando empecé a leer a Oliver, pensé que sería un personaje de lo más plano, o al menos eso me pareció al principio, pero llegado un momento fue el que más me sorprendió, no solo por su pasado sino por la forma en que se cubría de lo que no quería volver a vivir. Él tenía sus mentas claras, y sabía que nada lo obtendría caído del cielo y que también había hecho cosas de las cuales no se sentía ni una pizca de orgulloso, pero había sido parte de tener que sobrevivir en la situación dónde se encontraba y si hay una virtud que hay que reconocerle es la constancia y que su futuro no se lo forja nadie, sino él mismo.

Puede que mi cuerpo esté sobre el escenario, pero mi mente se encuentra a unos pocos pasos más allá, entre el público…con Lizzy Lodge

Además del romance y las claras muestras de fascinación que se tienen ambos personajes, lo que más me atrapo fue esos prejuicios que muchas veces tenemos de profesiones o de trabajos que algunas personas tienen y que nosotros creemos que no lo sentimos. Estamos tan llenos de ellos que actuamos o definimos a las personas por lo que aparentan ser pero no por lo que son. Y esta historia tiene de eso, de muchas miradas internas sobre lo que cuestionamos o pensamos del otro y lo que queremos que la sociedad piense de nosotros.

Sobre el estilo de escribir de la autora debo decir que me gusto, es ligera y aunque en algunas situaciones me hubiese gustado saber más del contexto y no solo lo que a los dos protagonistas le pasaban, si creo que es una autora a la que regresaré y espero leer nuevamente. La puedes leer de una sentada o la puedes leer lentamente, eso va a depender del lector pero lo que sí estoy segura es que te va a atrapar y va a dejar más de una interrogante sobre nuestros propios cuestionamientos.

Puntuación

Datos de interés.
Editorial: Kiwi
Distribuidor: Heraldos Negros.
Páginas: 368
Fecha de publicación: 28 de mayo del 2018
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s